Natación para embarazadas. Durante el embarazo el ejercicio resulta más necesario que nunca, ayuda a eliminar líquidos y prepara los músculos para el parto. Se imparte íntegramente en el agua.

Se recomienda iniciar el ejercicio después de los tres meses de embarazo, evitando así hacerlo en el periodo de mayor riesgo de pérdida. Siempre bajo consentimiento médico.

BENEFICIOS

  • La sensación de liviandad permite que tus articulaciones se liberen
  • La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo sin sobrecargar una zona en particular.
  • Al ser una actividad aeróbica mejora el sistema cardio-respiratorio.
  • Proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que se la considera una actividad completa.
  • Contribuye a relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo; son comunes los dolores de cintura provocados por la redistribución del peso del cuerpo y la “típica mala postura de la mujer embarazada”.
  • Ayuda a controlar el peso durante el embarazo