Madre o padre y bebé nadan juntos. Es una actividad que busca la estimulación acuática y adaptación del bebé al agua por medio de una serie de juegos que le permiten aprender a flotar y moverse por el agua con la ayuda de su mamá o papá, fomenta la socialización.

Además este contacto reforzará el vínculo inicial entre los progenitores y los bebés, viviendo una experiencia original, única e irrepetible.

Un niño por progenitor